Ser ilustrador y no morir en el intento

No vale sólo con saber dibujar

Llega un momento en que acabas tus estudios o decides que quieres trabajar dibujando y dices vale…¿Y ahora qué?

Es ahí cuando empiezas a tener tropiezos y te das cuenta de lo complicado que es ser ilustrador y no morir en el intento.

En mi caso no es que me levantase un día y dijera ¡Voy a ser ilustradora! Todo surgió poco a poco. Una vez que le pillas el royo a eso de las redes sociales vas aprendiendo cómo hacer que tu trabajo llegue a más gente, aprendes que tienes que actualizar con frecuencia tu perfil, subir cositas nuevas todos los días para no caer en el olvido.

Lo sé, es un fastidio, todos queremos dibujar cada día sin preocuparnos de nada más… Pero así no funciona esto. Tendrás que aprender a promocionarte, movidas legales, economía… Y la regla de oro: Respirar con algunos clientes y no mandarlos a la m*****

Ser ilustrador - Ana Ares

Trabajar con clientes

Lo realmente complicado no es conseguir tus primeros encargos sino conservar los clientes, que ellos queden satisfechos a la vez que tú. Podréis pensar «Que tontería acaba de escribir». Pues nop, cuando os encontréis con un cliente que realmente no tiene claro lo que quiere y os marea sin cesar o con uno que sabe lo que quiere pero es terroríficamente incoherente ahí veréis de lo que os hablo.

El problema con estas cosas es que no todos se dejan guiar por el profesional, que en este caso eres tú como ilustrador/a. Tampoco puedes hacer una chapuza y quedarte tan tranquil@, deberías estar orgullos@ de cada trabajo que realices.

Al final se trata de conservar las necesidades del cliente sabiendo llevarlo en la dirección adecuada. Sí, también vais a tener que aprender un poco de psicología y mano diestra.

Pero tranquilos, no todo es tan lioso, a veces el universo os mandará proyectos maravillosos con los que sentiros a gusto. Un buen ejemplo, en mi caso, sería el trabajo que estoy realizando en las portadas de la trilogía Corona de Laurel de Rocío Inestal. De venta en amazon, aquí tenéis los enlaces por si queréis echarles un vistazo. 1- Los Elegidos / 2 – El Origen / 3-El Destino

 

Cartel del Orgullo

Otros trabajos externos

Es importante tener presente que hay maneras de ganar algo de dinero con la ilustración ¡Sin tratar directamente con los clientes!

Un buen ejemplo son los concursos de carteles para eventos. Ahí puedes trabajar basándote simplemente en una temática y decidir todo lo demás.

Si te gusta experimentar como a mí, esta es una salida muy gratificante y además te da una publicidad expléndida. Ten en cuenta que los carteles acaban por las calles y los vé mucha gente y según en qué eventos se suelen interesar por el autor/a.

Para sentirte más cómod@ puedes empezar por un evento con el que te identifiques. Por ejemplo, si eres super friki podrías presentarte al concurso de cartel de un  Salón del Manga, Cómic, etc.

Lo bueno que tienen esos eventos es que se repiten y aunque no ganes la primera vez, siempre puedes volver a presentarlo al siguiente concurso. El caso es no decepcionarse por no ganar, hay cientos de oportunidades.

 

 

 

Ilustracion de Ana AresProyectos propios

Hay gente que hace cómics, otros ilustran sus propios cuentos infantiles, algunos hacen fanarts de series y pelis… No importa lo que se te ocurra, cualquier cosa que quieras hacer sólo por placer es válida.

Si tuviera que dar un consejo sería : Jamás pierdas de vista los proyectos propios. Renuévate constantemente y piensa nuevas maneras de aprender y expandirte. En tus proyectos será donde pongas toda tu alma y tu energía.

Únete a proyectos en equipo siempre que puedas, aprender de los demás y recuerda que al fin y al cabo haces esto porque DISFRUTAS, a veces con tanto extrés perdemos un poco esa sensación. ¡Y no puede ser!

Como se suele decir «Haz lo que amas y ama lo que haces»

Un abrazo 🙂

 

 

 

Anaares

Powered By WordPress. A Magnetic theme by Devfloat

Web desarrollada por PRO-GRA-MA.com